depósitosLos depósitos bancarios no son el producto financiero idóneo para obtener altas rentabilidades. Cómo representantes oficiales de las inversiones tradicionales cumplen los requisitos básicos de rentabilidad.

Además la pizca de riesgo que aportan, en la mayoría de las ocasiones es nulo, les hace ser un producto atractivo.

Tu dinero se siente seguro sentándote en una zona de confort que nunca has disfrutado pero ¿conoces cómo funcionan?.

Depósitos a la vista

La cuenta corriente es un contrato de depósito irregular de dinero o a la vista que incluye un pacto de disponibilidad mediante cheques o pagares en cuenta corriente. Además incluye un servicio de gestión que permite al depositante retirar o ingresar fondos, en la cuenta corriente, directamente o mediante un tercero autorizado. Por supuesto, sin preaviso ni aplazamiento alguno.

El banco así mismo pone a disposición del cliente un “servicio de caja”.

Las características de este producto son:

A) Es un crédito del cliente hacia el banco

B) Son de baja remuneración salvo la banca por Internet

C) Disponibilidad inmediata a favor del cliente

D) Compensación inmediata de los créditos y débitos

Tipos de cuentas corrientes que te puedes encontrar:

A) Individuales, mancomunadas y solidarias

B) Activas, inmovilizadas y abandonadas

C) Cuentas libre disposición, bloqueadas y embargadas

D) Residentes y no residentes

E) En moneda propia o divisa

Opt In Image
IBolsa
Manual de Inversión en Bolsa

IBolsa ha sido elaborado con pasión.

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprÉnderÉ y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

Depósitos a plazo o Imposiciones a plazo fijo

Los depósitos a plazo o Imposiciones a Plazo Fijo (IPF´s) son una operación a través de la cual las entidades financieras captan fondos que se caracterizan por su indisponibilidad para el depositante durante un determinado periodo de tiempo.

Este fondo de dinero queda indisponible durante el plazo del contrato, generándose unos intereses para el cliente usualmente mayores que los que se ofrecen en las cuentas corrientes o vista.

La rentabilidad que garantizan puede ser:

Fija: ofrecen un determinado tipo de interés conocido de antemano; por ejemplo, un 6,5% al plazo de un año.

Mixta (parte fija y parte variable): ofrecen un determinado tipo de interés fijo al que añaden otro tipo de interés que varía según las condiciones del producto.

Variable: el tipo de interés del depósito será el obtenido al vencimiento en función de las condiciones del producto; por ejemplo, en función de la variación de un índice bursátil, del valor de una acción de referencia, etc…

El inversor no sabe hasta el final el interés que va a recibir; ahora bien, en general se asegura al inversor que conservará el importe inicial de su aportación. Desde otro punto de vista, los depósitos pueden ser:

Depósitos renovables: llegado el plazo fijado, se renuevan automáticamente pero se adapta el tipo de interés a la situación del mercado.

Depósitos no renovables: vence en la fecha fijada y, en su caso, se puede negociar con el banco la posible renovación del depósito y sus nuevas condiciones.

Opt In Image
IBolsa
Manual de Inversión en Bolsa

IBolsa ha sido elaborado con pasión.

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprÉnderÉ y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

Los intereses generados por las imposiciones a plazo fijo

Los intereses generados por estas operaciones se abonan en una cuenta corriente o en una libreta designada por el titular, o bien se acumulan al depósito inicial en cada período de devengo preestablecido en el contrato. Diferencia entre tipo de interés simple y compuesto.

El cálculo del importe absoluto de los intereses devengados en un período de liquidación se efectúa a través de la clásica expresión de interés simple (capital por interés y por el tiempo de la operación) ya que al abonarse generalmente los intereses en otra cuenta distinta de la propia IPF no se acumulan intereses sobre intereses.

I = C x i x (t/n)


I: importe de los intereses brutos liquidados (antes de impuestos)

C: importe del capital que se aporta al depósito

i: interés nominal anual (TNA) aplicado sobre el capital (en porcentaje)

t: plazo del depósito (en años, o en número de días sobre días del año)

n: número de días del año comercial (360) o natural (365)

Ejemplo de imposición a plazo fijo

Un capital de 3 millones de euros invertido en una imposición a plazo fijo que ofrece un interés del 5% anual en 30 días genera unos intereses brutos de 12.500 euros:

I = 3.000.000 x 0,05 x 30/360 = 12.500 euros

Siendo 0,05 el tanto por uno de interés nominal anual y considerando la duración anual como 360 días – año comercial.

El riesgo de tipo de interés es casi nulo pero existe

Los depósitos a plazo fijo con intereses fijos o constantes hasta el vencimiento están sometidos al denominado riesgo de tipos de interés, que se produce como consecuencia de las variaciones de los tipos de interés del mercado.

Así, por ejemplo, un ahorrador que invierte en un depósito 100.000 euros a cuatro años y a un tipo del 3% anual verá como su rentabilidad se irá distanciando o reduciendo con respecto a otras ofertas de la misma o de otra entidad meses más tarde si los tipos de mercado inician una tendencia alcista que lleve a tener que ofrecer en los nuevos depósitos, por ejemplo, tipos del 3,5%; 3,75% o 4%.

En cambio, su situación sería más favorable si la tendencia de los tipos de interés del mercado fuese decreciente, pues estaría obteniendo rentabilidades superiores a las que el mercado ofrecería en fechas posteriores.

Opt In Image
IBolsa
Manual de Inversión en Bolsa

IBolsa ha sido elaborado con pasión.

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprÉnderÉ y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

Nuevos productos con apariencia de depósito

Las entidades bancarias ofrecen una variada gama de nuevos productos con forma de depósito o imposición a plazo fijo:

Depósitos crecientes en remuneración en función del volumen de la imposición

Depósitos de interés creciente cuya remuneración crece a medida que se aproxima el vencimiento

Suelen tener plazos de 2 a 3 años y su atractivo para el inversor consiste en el propio crecimiento anual de la rentabilidad y en la mayor tranquilidad que “siente” en caso de que una subida de los tipos de interés de mercado restase valor comparativo a su inversión.

Ejemplos de depósitos de interés creciente

Banco A

Rentabilidad: 3% TAE el primer año; 3,75% el segundo y 4,5% el tercero. Plazo del depósito: 3 años.

Banco B

Rentabilidad: 3% nominal el primer año, 3,5% el segundo y 4,25% el tercero. Plazo del depósito: 36 meses

Depósitos con riesgo

El rendimiento viene ligado al comportamiento de un índice bursátil o al valor de cotización de un título en concreto o de una divisa.

Opt In Image
IBolsa
Manual de Inversión en Bolsa

IBolsa ha sido elaborado con pasión.

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprÉnderÉ y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

¿Qué son y cómo funcionan los depósitos con riesgo?

La innovación en los depósitos a plazo ha dado lugar a la aparición de los llamados depósitos con riesgo, que se han hecho bastante populares en los últimos años. Básicamente se puede distinguir las siguientes modalidades:

Los depósitos indiciados, indexados o referenciados

Los depósitos indiciados, indexados o referenciados proporcionan un rendimiento final generalmente, formado por una parte fija y por otra parte variable, ésta última condicionada generalmente al comportamiento de un índice bursátil.

Para invertir en estos depósitos suele exigirse una determinada cuantía mínima, con un plazo de imposición superior a un año. El pago de los intereses se realiza al vencimiento mediante un determinado porcentaje (por ejemplo, un 60%) de la revalorización media del índice de referencia utilizado. En algunos casos tienen una determinada rentabilidad fija asegurada sobre el capital inicial.

Este tipo de depósitos tiene riesgo pues la rentabilidad final no es conocida, aunque el riesgo está limitado al no “perderse” el capital inicial aportado.

Por ello puede ser un producto adecuado para inversores que están dispuestos a sacrificar ganancias a cambio de la posibilidad de ganar más que un depósito tradicional, participando así de la evolución de los mercados.

Los depósitos estructurados

Los depósitos estructurados, parecen un poco más complicados que los anteriores. Generalmente ofrecen una rentabilidad final compuesta por una parte fija y por otra parte variable que depende del comportamiento bursátil de una determinada empresa con cotización (suele ser una gran empresa, como por ejemplo, Telefónica, Repsol, BBVA, etc…).

Otras modalidades de depósitos que combinan dos o más productos

Otra modalidad o variedad de los anteriores son los llamados depósitos asegurados, que consisten en que llegada la fecha de vencimiento, el titular recibe la rentabilidad más alta de una serie de opciones (generalmente dos): el tipo nominal o el tipo TAE pactado en el contrato de depósito; o bien, un determinado porcentaje de la revalorización media durante un determinado período de un índice bursátil español, extranjero o internacional, o en su caso, de un determinado valor bursátil.

Opt In Image
IBolsa
Manual de Inversión en Bolsa

IBolsa ha sido elaborado con pasión.

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprÉnderÉ y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

Ejemplos de depósitos referenciados ofrecidos por diversas entidades

Banco A

Rentabilidad: 100% más el 68% de la revalorización del IBEX-35. Plazo del depósito: 3,5 años.

Banco B

Rentabilidad: 103% más el 30% de la revalorización del IBEX-35. Plazo del depósito: 3,5 años.

Banco C

Rentabilidad: 103% más el 25% de la revalorización del IBEX-35. Plazo del depósito: 3,5 años.

En los ejemplos, el Banco A, garantiza al inversor el importe inicial de su depósito (el 100% de lo aportado) y además le ofrece la posibilidad de obtener una rentabilidad del 68% de la revalorización del IBEX-35. De tal modo, que si la revalorización de dicho índice durante el año ha sido del 10%, el depositante percibirá una rentabilidad final del 0,10 x 0,68 = 0,068 = 6,80%.

En el caso de los Bancos B y C, al depositante se le asegura un 3% de rentabilidad (103% de lo aportado) más el porcentaje de revalorización correspondiente sobre el IBEX-35.

Opt In Image
IBolsa
Manual de Inversión en Bolsa

IBolsa ha sido elaborado con pasión.

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprÉnderÉ y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

Ejemplos de depósitos estructurados

Ejemplo 1

Banco A – Referencia: Acción de Telefónica

Rentabilidad Asegurada: 7,37% TAE. Plazo del depósito 2 años y 3 días.

Banco B – Referencia: Acción de BSCH

Rentabilidad Asegurada: 7,64% TAE. Plazo del depósito 2 años y un día.

En este ejemplo, el depositante recibe siempre y de forma garantizada un determinado rendimiento anual y, además, si las acciones de la compañía de referencia cotizan al final del plazo del depósito a un precio superior al 90% del precio que tenían un año antes, el depositante recupera el capital y el citado rendimiento anual fijo.

En cambio, si el precio de cotización es inferior a ese 90% se le entregarán acciones al depositante por el valor resultante de dividir el capital invertido por el 90% de la primera cotización.

Ejemplo 2

Nos ofrecen un depósito para 10.000 euros a 2 años y un día que abona un tipo de interés del 17%. El depósito está referenciado a la evolución de una acción X cuya cotización inicial es 10 euros. Al vencimiento, el contrato de depósito plantea las dos opciones siguientes:

A) Si la cotización de la acción al final del plazo es igual o superior al 90% de la cotización inicial, el cliente recibe el capital invertido y el interés del 14,25%.

B) Si la cotización final es inferior al 90% de su cotización inicial, el cliente recibe el 17% de interés, pero en lugar de los 10.000 euros aportados, el banco le entrega un número de acciones de la empresa X que se obtiene dividiendo los 10.000 euros invertidos entre el 90% del valor inicial de cotización.

Opt In Image
IBolsa
Manual de Inversión en Bolsa

IBolsa ha sido elaborado con pasión.

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprÉnderÉ y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

¿Cómo se comportaría la inversión del ejemplo 2 anterior, en cada caso?

Primera opción: Como el 90% de la cotización inicial es: 90% x 10 = 9 euros, quiere decir, que siempre que la acción cotice al final por encima de 9 euros recuperaremos los 10.000 aportados y el 14,25% de esos 10.000 €. Por tanto, al final de los 2 años y un día tendremos 12.850 € que es el resultado de los siguientes elementos:

A) Inversión Inicial: 10.000 €

B) Rentabilidad Año 1 y 2: 10.000 x 14,25% = 1.425 € * 2 = 2.850 €

Segunda opción: Si, por ejemplo, el valor de cotización final de la acción es de 8 euros, es decir, ha caído hasta el 80% de su valor de cotización inicial, entonces recibiremos los intereses prometidos del 17% que serán de 1.700 euros.

Ahora bien, en lugar de recuperar los 10.000 euros aportados, el banco nos entregará en nuestra cuenta de valores un número de acciones que será igual a: 10.000 / (0,9 x 10) = 10.000 / 9 = 1.111,1 acciones cuyo valor de mercado será de 8 euros por acción, es decir, recibirá 1.111 acciones con un valor de 8.888 euros.

Entonces, en esta segunda opción, el valor final de la inversión será de 12.288 euros.

A) Acciones de mercado valoradas en 8.888 euros

B) Rentabilidad Año 1 y 2: 10.000 x 17% = 1.700 € * 2 = 3.400 €

Por tanto, con la primera situación el resultado son 12.850 euros, frente a la segunda situación que obtenemos 12.288 euros, es decir, 562 euros menos. Esto significa una ganancia de 2.288 euros, es decir, un 11,44% en el total de los dos años. La incidencia de la cotización de las acciones hace que la rentabilidad final de la inversión descienda más de 5 puntos porcentuales (17% – 11,44% = 5,56%)

Franco López García
Sígueme

Franco López García

Soy autor y fundador de este blog, actividad que realizo como fusión entre la economía y mi atracción por las nuevas tecnologías. Un economista 2.0

Hace más de una década que soy C(hief) E(xecutive) O(rder) y, desde hace dos, realizo colaboraciones en el ámbito de la Auditoría y Consultoría de Negocio.
La suma de mis inquietudes y experiencia profesional es la inspiración del Blog: acercar la economía real a profesionales y empresarios a través de la red.
Franco López García
Sígueme

About Franco López García

Soy autor y fundador de este blog, actividad que realizo como fusión entre la economía y mi atracción por las nuevas tecnologías. Un economista 2.0 Hace más de una década que soy C(hief) E(xecutive) O(rder) y, desde hace dos, realizo colaboraciones en el ámbito de la Auditoría y Consultoría de Negocio. La suma de mis inquietudes y experiencia profesional es la inspiración del Blog: acercar la economía real a profesionales y empresarios a través de la red.

Sé el primero en dejar un comentario