CASH-FLOW

CASH-FLOW en la tienda del barrio.

!Que felices éramos, aunque de forma fugaz, como nuevos propietarios de nuestra golosina! y despreciábamos, absolutamente, el mero intercambio de la mercancía por el dinero dado ya que una vez visualizábamos ésta ya no existía nada ni nadie.

Por desgracia, esta afirmación ya solo somos capaces de visualizarla pero incapaces de vivir de nuevo.

¿Quien no ha pasado por la tienda del barrio donde comprábamos chucherías cuando éramos pequeños y se ha acordado del sonido de la máquina registradora? o
¿Cómo se abría ésta y nos mostraba las fauces con el dinero a buen resguardo?

[Tweet “El problema fundamental de la inversión de capital es cómo valorar una empresa”]

Hoy en día las sencillas operaciones financieras de esta tienda de barrio constituyen un ejemplo de cash-flow o flujo de caja. En resumidas cuentas, estoy hablando de la cantidad de dinero que te quedas en el bolsillo (si eres el propietario de la tienda) una vez que has cancelado los gastos y realizado las inversiones necesarias para mantener tu negocio en marcha. Este CASH-FLOW es el pozo de donde se sacan:

a) Los rendimientos (dividendos)

b) Recompras de acciones o

c) Inversiones susceptibles de incrementar los futuros rendimientos.

Valorar una empresa

El problema fundamental de la inversión de capital es cómo valorar una empresa. Para valorar el capital debemos calcular el CASH-FLOW tomando como punto de partida el rendimieto neto.

Sobre el rendimiento neto realizaremos ajustes que no signifiquen movimiento de efectivo como son las amortizaciones y/o depreciaciones de activos tangibles e intangibles.

Además, las empresas suelen distorsionar los costes y los beneficios por lo que debemos considerar estas alteraciones en nuestra valoración. Algunos ejemplos que nos ayudan a afinar la puntería para tomar decisiones en función de realidades y no de corazonadas:

1. La infravaloración de los costes del personal

Los costes de las cesiones de opciones de compra de acciones que no aparecen en ningún tipo de partida de la cuenta de resultados y que realmente las empresas pagan a sus directivos.

2. La sobrevaloración de los beneficios de rendimientos futuros de inversión

Los contratos de suministros a largo plazo dónde se imputa la cuota correspondiente al ejercicio corriente; por ejemplo en el caso de Enron se imputaban al ejercicio corriente todas las cuotas del contrato de suministro pero no se recibía efectivo alguno.

Opt In Image
IBolsa

El manual de inversión elaborado con pasión

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprEnderE y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

Acceso Zona VIP

CASH-FLOW corriente

La valoración inicial del CASH-FLOW corriente se desglosa por el rendimiento neto más aquellos ajustes del resultado. Estos ajustes no implican movimientos de efectivo, además, hay que añadir las subsiguientes distorsiones introducidas por las empresas. Con posterioridad a esta valoración inicial nos debemos preguntar y contestar lo siguiente:

¿Cuánto representa respecto a flujos anteriores?
¿Es creciente o decreciente en el tiempo?

A menudo, el inversionista buscará y encontrará empresas con buen CASH-FLOW en las industrias establecidas.  El éxito de las sociedades de cartera cuyo objetivo es producir abundante CASH-FLOW radica en la constante compra-venta de negocios.

Muchas veces el inversionista sin saberlo deposita su confianza en la habilidad de sus directivos. Aquí es donde surgen verdaderos problemas porque nos podemos encontrar con los siguientes modelos de gerencia de empresa:

a) La que decide el efectivo a devolver a los accionistas y el efectivo a invertir en la sociedad. Si los beneficios son invertidos con inteligencia generarán cash-flow más alto y los beneficios escasamente invertidos acaban con el valor.

b) La que decide devolver el capital antes que volverlo a reinvertir en el negocio.

Opt In Image
IBolsa

El manual de inversión elaborado con pasión

¿Cómo lograr que la gente rentabilice al máximo y reduzca al mínimo el riesgo de sus activos?

Suscríbete a la Zona VIP de franjesuslopez.com / Blog EmprEnderE y accede gratis al contenido de este EBook que te ayudará a disminuir los riesgos y aumentar la rentabilidad de tus inversiones.

Acceso Zona VIP

El dividendo

Tradicionalmente el pago de dividendos se fijaba en niveles que eran cubiertos cómodamente por los beneficios. Dentro de un marco temporal, en las épocas prósperas se retenía parte de los beneficios necesarios para atender el pago de los dividendos en las épocas de recesión.

El reparto de beneficios superaba el CASH-FLOW para dar una imagen de confianza del negocio a largo plazo. Actualmente el inversionista debe profundizar en la política de dividendos de las empresas si quiere adivinar la filosofía de la gerencia en cuanto al tratamiento del CASH-FLOW considerando no sólo la idoneidad de la misma sino si la gerencia de la empresa es consciente de que está llevando a cabo alguna política de dividendos.

[Tweet “La determinación de la compra de unas acciones ordinarias requiere un buen análisis financiero”]

El cambio en la política de dividendos

El cambio o mantenimiento en la política de dividendos significa los siguientes sucesos:

a) Cambios de la política de dividendos acarrean cambios permanentes en el cash-flow e inversiones de alto riesgo financiadas con una reducción de los dividendos

b) Mantenimiento de la política de dividendos lo que acarrea cambios temporales en el cash-flow e inversiones de bajo riesgo financiadas con deuda.

Siempre que se ejecuten las estrategias anteriormente mencionadas de forma honesta podrá el inversionista realizar una extrapolación del cash-flow actual para calcular el futuro y por consiguiente el valor neto real.

Por lo que podríamos concluir que un elevado nivel de dividendos constituiría un elemento positivo en la valoración del capital. El peligro reside en la directiva de la empresa ya que esta podría manipular los dividendos para crear una imagen favorable del futuro CASH-FLOW.

La conclusión es que la determinación de la compra o no de unas acciones ordinarias requiere un buen análisis financiero a través del examen de los activos de un negocio así como su capacidad de generar beneficios.

Franco López García
Sígueme
Últimas entradas de Franco López García (ver todo)

2 comentarios en “CASH-FLOW en la tienda del barrio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.